Contractura muscular

Contractura muscular

Una contractura muscular es una contracción o acortamiento de los músculos. Causa rigidez y restringe el movimiento normal. Como consecuencia tendrá un movimiento limitado causándole dificultad para mover la mano, estirar las piernas, mover el cuello u otra parte de su cuerpo.

Síntomas de una contractura muscular

Las contracturas musculares evitan que las articulaciones se muevan libremente. Por ejemplo, una contractura en la rodilla puede hacer que esta duela y sea difícil de doblar o enderezar. Con el tiempo el movimiento poder ser más limitado y doloroso.

Por lo que uno de los principales síntomas de una contractura es la incapacidad de mover el área de su cuerpo afectada. Además, podrá sentir dolor dependiendo de la causa y la ubicación de la contractura.

Causas

Usted puede desarrollar una contractura si permanece en cama durante mucho tiempo. Por ejemplo, puede ocurrir si está cursando una enfermedad crónica, una lesión grave o cirugía con un largo tiempo de recuperación. Cuando los músculos se mueven menos, se encogen y se acortan.

Otras causas pueden ser enfermedades heredadas o desarrolladas durante la infancia. La distrofia muscular es una enfermedad que lleva a una debilidad muscular y pérdida del tejido muscular. Personas con este padecimiento a menudo presentan tensión muscular.

Además, si usted sufre de condiciones que causan inflamación, como la artritis reumatoide, puede presentar mayor riego.

Algunas causas que pueden llevar a una contractura son:

  • Golpes.
  • Esclerosis múltiple.
  • Demencia.
  • Parálisis cerebral (tratada por un neurólogo).
  • Lesiones en la cabeza, especialmente en estado de coma.
  • Fractura de cadera.

Diagnóstico

El médico realizara un examen físico y revisara su historia clínica. Se le realizara un cuestionamiento acerca de la intensidad, cantidad de movimiento que aun presenta y el tiempo que presenta con el problema. Además, si él médico lo requiere, se pueden ordenar radiografías u otras pruebas de imagen para descartar padecimientos.

Tratamiento

Terapia física

Las contracturas suelen tratarse con terapia física. Ya que ayudan a aumentar el rango de movimiento y fortaleciendo los músculos. Sesiones de terapia físico requieren de ser regulares para mostrar mejores resultados.

Dispositivos

En ocasiones, puede ser necesario la utilización de yeso o férulas para ayudar a estirar los tejidos cercanos al área del problema.

Medicación

Se pueden prescribir medicamentos antiinflamatorios para reducir la inflamación y el dolor.

Cirugía

La cirugía puede ser necesaria en casos graves para liberar las contracturas y aliviar el dolor, pero esto no ayudara a los músculos que ya están acortados y debilitados. Si hubo daño nervioso grave en la zona o movimiento limitado total, la liberación de la contractura puede ayudar a prevenir el dolor, pero no podrá mejorar el movimiento. Por lo que necesitara de terapias físicas para que sus síntomas mejoren.

Consecuencias

Retrasar o no querer tomar tratamiento puede hacer que sea difícil o imposible recuperar su rango de movimiento.

Las personas con enfermedades como parálisis cerebral o distrofia muscular deben de estar bajo cuidado médico continuo para garantizar resultados.

¿Cómo prevenir una contractura muscular?

El ejercicio regular y un estilo de vida activo pueden ayudar a prevenir contracturas musculares y rigidez en las articulaciones. Cuando se practican deportes se debe de tener cuidado para evitar lesiones.

Además, las contracturas musculares pueden ser prevenidas mediante:

  • Cambio de posición a menudo si se encuentra restringido de movimiento.
  • Movimiento los músculos tanto como sea posible.
  • Realizar terapia física.

Dirección

Santos Traumatología
Av. Hidalgo 2525, Consultorio 304, Obispado, 64060 Monterrey, NL
Teléfono: 01 81 1478 8273