Disfunción de la articulación sacroilíaca

Disfunción de la articulación sacroilíaca

La disfunción de la articulación sacroilíaca es una de las causas más comunes de dolor de espalda baja. Es un término que se utiliza para describir la condición, ya que no está claro por qué esta articulación se vuelve dolorosa y provoca dolor de espalda baja.

Cuando las articulaciones sacroilíacas no se mueven normalmente debido a cualquier rigidez o movimiento excesivo y produce dolor, se le conoce como disfunción de la articulación sacroilíaca.

La disfunción de la articulación sacroilíaca puede ser molesta pero rara vez es peligrosa y rara vez conduce a requerir cirugía. La mayoría de las personas que padecen de este dolor, suele manejarse con tratamientos sencillos.

¿Qué es la articulación sacroilíaca?

Articulación sacroilíaca

Las articulaciones sacroilíacas son un sistema de conexión entre la región lumbar (espalda baja) y la pelvis. El sacro (cóccix) se conecta en los lados derecho e izquierdo de la illa (huesos de la pelvis) para formar las articulaciones sacroilíacas.

Causas de disfunción sacroilíaca

Hay muchas causas diferentes de dolor de la articulación sacroilíaca como:

  • El embarazo puede ser un factor en el desarrollo de dolor.
  • Tener una pierna más corta que otra. La alineación anormal puede causar dolor.

A menudo la causa exacta que conduce al dolor de la articulación sacroilíaca no se puede encontrar. La articulación sacroilíaca es una articulación sinovial similar a todas las articulaciones como la rodilla, cadera y hombro. Debido a esto, puede diferir entre tipos de artritis que afectan a todas las articulaciones del cuerpo. Esto incluye condiciones tales como:

  • Artritis reumatoide.
  • Gota.
  • Artritis séptica. Quizás esta es la causa más preocupante de disfunción de articulación sacroilíaca y puede requerir de cirugía.

¿Qué causa dolor de las articulaciones sacroilíacas?

Aun no se sabe que es lo que causa el dolor, pero se cree que cambios en el movimiento normal de la articulación lo causan.

Existen dos fuentes principales de disfunción de articulación sacroilíaca que causan dolor:

  • Hipermovilidad/inestabilidad. Exceso de movimiento.

hipermovilidad

  • Hipomovilidad/rigidez. Poco movimiento.

Hipermovilidad es la cuestión más común. Hipomovilidad normalmente se asocia con patologías que tienden a endurecer las articulaciones sacroilíacas tales como la espondilitis anquilosante.

Síntomas disfunción de la articulación sacroilíaca

Los síntomas más comunes son el dolor de espalda y glúteos. El dolor puede afectar a un lado o ambas articulaciones.

  • El dolor suele empeorar de pie y al caminar. Suele mejorar cuando se acuesta, pero no siempre.
  • El dolor se puede irradiar hacia la pierna y pie. Puede ser confundido con hernia de disco en la columna lumbar (espalda baja).
  • El dolor puede irradiarse hacia el área de la ingle.
  • Espasmo muscular (contracción dolorosa)  en uno o ambos músculos de los glúteos.
  • En ocasiones puede ser doloroso sentarse y con las piernas cruzadas.
  • Inclinarse hacia delante, subir escaleras, subir pendientes y levantarse cuando se encuentra sentado, también puede provocar dolor.

Diagnóstico disfunción de la articulación sacroilíaca

El diagnóstico certero de disfunción de la articulación sacroilíaca suele ser difícil. Debido a que los síntomas son similares a otras condiciones comunes de la espalda. El diagnostico comienza con:

Historia médica.

El médico hará preguntas sobre:

  • Síntomas, posiciones o actividades que hacen que sus síntomas empeoren o mejore, lesiones anteriores.
  • Antecedentes familiares.

Examen físico

Es útil para descartar otras causas. El médico tratara de determinar la causa mediante el movimiento de la articulación.

  • Revisará postura, como camina y donde se localiza el dolor.
  • Las sensaciones de la piel, fuerza muscular y los reflejos se ponen a prueba.
  • Pruebas para evidenciar síntomas de disfunción sacroilíaca.

Un examen físico completo, es el mejor método para evaluar la disfunción de la articulación sacroilíaca.

Pruebas de imagen

Tienen un beneficio de diagnóstico mínimo:

  • Radiografías. Evidencian la cantidad de desgaste en la articulación. Y son útiles para descartar problemas en áreas de la espalda baja y cadera.
  • Resonancia magnética. Puede ser utilizado para ver la columna lumbar (espalda bajar) y pelvis con mucho más detalle y descartar otras condiciones de la zona.
  • Gammagrafía ósea. Es útil para ver cómo el esqueleto está reaccionando a cualquier tipo de estrés, como una lesión, artritis e infección en la articulación. Consiste en inyectar químicos trazadores en el torrente sanguíneo. Los trazadores se acumulan en zonas donde el tejido óseo está reaccionando al estrés.

Inyección utilizada para bloquear el dolor

Inyección en la articulación sacroilíaca

La forma más precisa de determinar si la articulación sacroilíaca esta causando el dolor es mediante una inyección para bloquear el dolor. Se lleva acabo mediante la inyección de anestésico en la articulación sacroilíaca para adormecer la articulación y evidenciar el alivio del dolor en el paciente.

Si el dolor desaparece mientras la anestesia está en la articulación entonces se puede estar razonablemente seguro de que el dolor que padece está viniendo de la articulación sacroilíaca.

Tratamiento disfunción de la articulación sacroilíaca

El tratamiento a menudo comienza con el tratamiento típico para la disfunción de la articulación sacroilíaca como:

  • Terapia frío-calor. Consiste en aplicar compresas frías cuando el dolor y la inflamación es intensa. Y la aplicación de calor cuando la inflamación y el dolor es menor. Esto es de gran ayuda para el proceso de curación.
  • Medicamentos. Los medicamentos antinflamatorios como el ibuprofeno y naproxeno se utilizan comúnmente para tratar el dolor y la inflamación de la articulación.
  • Descanso. El médico puede pedir que descanse su espalda limitando sus actividades.
  • Cinturón sacroilíaco. Algunos pacientes se benefician usando este corsé cuando la articulación sufre de hipermovilidad o está demasiado floja. Este envuelve la cadera para estabilizar la zona.

Cinturón sacrilíaco

  • Fisioterapia y ejercicio. La realización de terapia física es útil para fortalecer los músculos y aumentar el rango de movimiento. La realización de ejercicio aeróbico ayudará a la respuesta de curación. Los ejercicios en agua pueden reducir la tensión en la articulación con dolor.

Si el tratamiento no conservador no tiene éxito, las inyecciones de cortisona pueden ser sugeridas por el médico. La cortisona es un poderoso medicamento antiinflamatorio que se utiliza comúnmente para controlar el dolor de la artritis.

Cirugía disfunción de la articulación sacroilíaca

En casos muy severos, y en donde la terapia no quirúrgica no muestra signo de alivio, la cirugía puede llegar a ser contemplada. La cirugía consiste en la fusión de la articulación.

Una fusión es una operación donde se elimina el cartílago de ambos extremos de los huesos que forman la articulación. Los dos se mantienen unidos con placas de metal y tornillos. Hasta que los huesos crecen juntos o se fusionan en un solo hueso. Esto detiene el movimiento entre los dos huesos y teóricamente elimina el dolor de la articulación.

Fusión articulación sacroilíaca

Dirección

Santos Traumatología
Av. Hidalgo 2525, Consultorio 304, Obispado, 64060 Monterrey, NL
Teléfono: 01 81 1478 8273