Epicondilitis

Epicondilitis

La epicondilitis, también llamado codo de tenista, es una condición dolorosa que se produce cuando los tendones del codo están sobrecargados de trabajo, generalmente por el uso excesivo y la realización de movimientos repetitivos de la muñeca y el brazo.

A pesar de ser llamado codo de tenista, la mayoría de los casos de epicondilitis se producen en personas cuyos trabajos realizan movimientos repetitivos con su brazo, que pueden conducir a la epicondilitis, como pintores, carpinteros o carniceros

El dolor de la epicondilitis se produce principalmente en los tendones de los músculos del antebrazo. El dolor también puede extenderse al antebrazo y muñeca.

Epicondilitis

Síntomas de epicondilitis

El dolor asociado con la epicondilitis puede irradiar desde el exterior de su codo al antebrazo y la muñeca. El dolor y la debilidad hacen que sea difícil:

  • Apretón de manos.
  • Sostener un vaso o una taza
  • Girar una manija.

Los síntomas de la epicondilitis se van desarrollando gradualmente. En la mayoría de las personas el dolor comienza leve y va empeorando con el paso de las semanas y meses.

Algunos signos y síntomas son:

  • Dolor o ardor en la parte externa del codo.
  • Debilidad de agarre.

Cuándo consultar al médico

Si toma medidas como reposo, terapia con compresas frías y toma medicamentos para el dolor, pero el dolor no sede. Es importante acudir con el médico.

Causas de epicondilitis

Epicondilitis es una lesión por el esfuerzo excesivo del músculo. Los movimientos repetitivos y el estrés en el tejido pueden dar lugar a una serie de pequeños desgarros en los tendones que unen a los músculos del antebrazo a la protuberancia ósea en la parte externa del codo.

El codo de tenista es una consecuencia del uso repetitivo; en especial el eso repetitivo del golpe al revés. Sin embargo, muchos otros movimientos de brazos comunes pueden causar epicondilitis.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar epicondilitis son:

  • Edad. La epicondilitis puede afectar a personas de todas las edades, pero es más común en los adultos entre los 30 y 50 años.
  • Ocupación. Las personas con trabajos que incluyen la realización de movimientos repetitivos de la muñeca y el brazo son más propensos a desarrollar epicondilitis o codo de tenista. Como los pintores, carpinteros, carniceros o cocineros.
  • Ciertos deportes. Los deportes de raqueta aumentan el riesgo de epicondilitis, especialmente si se tiene una mala técnica.

Complicaciones

Si no se trata la epicondilitis puede resultar un dolor crónico; especialmente al levantar o agarrar objetos. El uso energético del brazo antes de que el codo haya cicatrizado puede agravar el problema.

Prepárese para su cita

Lo que puede hacer

Antes de acudir a su cita con un especialista, si le es posible puede escribir una lista que responde las siguientes preguntas:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • Al hacer cualquier actividad hace que el dolor empeore.
  • ¿Ha sufrido recientemente de lesiones en el codo?
  • ¿Qué medicamentos o suplementos consume?

El médico le puede realizar las siguientes preguntas:

  • ¿Padece de artritis o enfermedad de los nervios?
  • ¿En qué consiste su trabajo?
  • ¿Qué tipo de deporte practicas?

Pruebas y diagnóstico de epicondilitis

Durante el examen físico, el médico puede aplicar presión sobre el área afectada o pedirle mover el codo, muñeca y los dedos de varias maneras.

En muchos casos, basta con el examen físico e historia clínica para proporcionar la suficiente información al médico para hacer un diagnóstico. Peri su el médico sospecha que de otra causa, puede sugerir la toma de radiografías y otros tipos de pruebas de imagen.

Pruebas de imagen

  • Radiografías. Se puede tomar para descartar artritis en el codo.
  • Resonancia magnética. Si se piensa que sus síntomas están relacionados con un problema en el cuello puede pedir la realización de una resonancia. Para descartar una posible hernia de disco o artritis, ya que ambas condiciones comúnmente producen dolor en el brazo.
  • Electromiografía. Se puede requerir para descartar la compresión del nervio. Ya que muchos nervios viajan alrededor del codo y los síntomas por compresión pueden ser similares a una epicondilitis.

Tratamiento

La epicondilitis puede mejorar con el paso del tiempo. Pero si el cuidado y la toma de medicamentos para el dolor de venta libre no funcionan, se puede requiere de cirugía.

Tratamiento no quirúrgico

  • Tener una técnica apropiada. Tener una técnica apropiada en nuestros movimientos puede reducir el estrés del tejido lesionado.
  • Ejercicios. La realización de ejercicios para estirar y fortalecer los músculos, en especial los músculos del antebrazo.
  • Apoyos. El uso de una abrazadera en el antebrazo o el uso de algún aparato ortopédico puede reducir el estrés del tejido lesionado.

Abracadera epicondilitis

  • Descanso. Dar el suficiente descanso al brazo es el primer paso de la recuperación. Se debe de dejar de hacer las actividades que involucren trabajo pesado por varias semanas.
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos. Medicamentos como el ibuprofeno pueden reducir el dolor y la hinchazón.

Tratamiento quirúrgico

Si sus síntomas no han mejorado después del paso de 6 a 12 meses con el tratamiento no quirúrgico, puede ser candidato a la cirugía para extirpar el tejido dañado.

  • Artroscopía. Este procedimiento se lleva a cabo a través de varias incisiones pequeñas.
  • Cirugía abierta. Es un método muy común para el tratamiento de epicondilitis. Se realiza una incisión sobre el codo. Por lo general, es una cirugía ambulatoria.

Rehabilitación

Después de realizada la cirugía el brazo se inmovilizara con una férula alrededor de una semana. Por lo que los ejercicios de rehabilitación son cruciales después de la realización de la cirugía.

Consultas en Monterrey. Traumatólogo y Ortopedista Dr. Rogelio Santos.

Dirección

Santos Traumatología
Av. Hidalgo 2525, Consultorio 304, Obispado, 64060 Monterrey, NL
Teléfono: 01 81 1478 8273