Espondiloartrosis

Espondilosis

¿Qué es la Espondiloartrosis?

La espondiloartrosis o espondilosis es un término general que se usa para mencionar el desgaste que afecta a los discos que se encuentran entre las vértebras de la columna como el resultado de un proceso de enfermedad y el envejecimiento.

El término puede ser usado para describir la degeneración de los discos en el:

  • Cuello (espondiloartrosis cervical).
  • Espalda media (espondiloartrosis torácica).
  • Espalda baja (espondiloartrosis lumbar).

columna vertebral

La espondiloartrosis cervical es muy común y empeora con la edad. Más del 85 por ciento de las personas mayores de 60 años se ven afectados por la espondiloartrosis cervical.

Causas de espondiloartrosis

La espondiloartrosis es un fenómeno que ocurre con el envejecimiento. Con la edad, los huesos y los ligamentos de la columna vertebral se desgastan. Esto puede desembocar en:

  • Espolones óseos. La degeneración de discos a menudo resulta en la producción de cantidades adicionales de hueso, un esfuerzo equivocado producido por el organismo para fortalecer la columna vertebral. Estos espolones pueden pellizcar la médula y las raíces nerviosas.
  • Degeneración y debilidad de discos intervertebrales.
  • Hernia de disco. Aparecen grietas en los discos que presionan la médula espinal y raíces nerviosas.
  • Discos abultados.
  • Artrosis de las articulaciones.
  • Ligamentos rígidos. Los ligamentos son cordones de tejido que conectan los huesos entre sí. Los ligamentos se endurecen con la edad y el cuello se hace menos flexible.

Síntomas

síntomas espondilosis

Los síntomas de la espondiloartrosis incluyen:

  • Dolor localizado en la zona de la espondiloartrosis. Generalmente dolor de espalda o cuello.
  • Si se tiene un nervio pellizcado(hernia de disco):
    • El dolor puede extenderse hasta alguna extremidad ya sea brazos o piernas.
    • Causar entumecimiento y hormigueo.
    • Si el nervio está severamente pellizcado, se puede producir debilidad en extremidades.

Los síntomas de la espondiloartrosis dependerán de la localización de la degeneración de los discos.

Espondiloartrosis Cervical

  • Dolor de cuello que puede extenderse hacia los hombros y brazos.
  • Debilidad en las extremidades (en caso de la existencia de un espolón).
  • Dificultad para tragar (poco común).

Espondiloartrosis Torácica

  • Dolor cuando se flexiona hacia adelante y con la hiperextensión.

Espondiloartrosis Lumbar

  • Dolor y rigidez por la mañana.
  • Periodos largos en una solo posición (por ejemplo, estar sentado) pueden causar dolor debido a la presión de las vértebras.
  • Realizar movimientos como levantar cosas o inclinarse pueden aumentar el dolor.
  • Dolor en la parte baja de la espalda que puede irradiarse a las piernas y pie.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo para sufrir de espondiloartrosis incluyen:

  • Edad. Es una parte normal del envejecimiento.
  • Ocupación. Trabajos con movimientos repetitivos o con posiciones difíciles pueden causar tensión en la columna.
  • Lesiones anteriores. Las lesiones anteriores pueden aumentar el riesgo de espondiloartrosis.
  • Factores genéticos.

Complicaciones

Si su médula espinal o las raíces nerviosas se encuentran comprimidas como resultado de la espondiloartrosis, se puede causar un daño permanente si no se consulta a tiempo con un traumatólogo u ortopedista:

Las complicaciones de la espondiloartrosis pueden desembocar en:

  • Incapacidad de controlar los esfínteres (incontinencia fecal o urinaria).
  • Pérdida de la sensibilidad muscular.
  • Equilibrio deficiente.

Cuando acudir con un especialista

Es hora de acudir con un especialista si experimenta cualquiera de las siguientes situaciones:

  • Los síntomas empeoran.
  • Existe perdida de movimiento o de sensibilidad en alguna parte del cuerpo.
  • Pérdida de control de la vejiga o el intestino.
  • El dolor no es manejable con tratamiento prescrito.
  • Debilidad en una o más extremidades.
  • Entumecimiento en el área de la ingle. Esto podría indicar una disfunción del nervio grav y debe ser evaluado de urgencia.
  • El dolor de espalda o el cuello se asocia con la pérdida de peso o fiebre.

Preparándose para su cita

Si se ha decidido acudir con un especialista para tratar su posible caso de espondiloartrosis, es recomendable que haga lo siguiente.

  • Anote sus síntomas y cuando comenzaron.
  • Anote sus condiciones médicas.
  • Información personal como factores de estrés en su vida.
  • Lista de todos los medicamentos de farmacia, suplementos o vitaminas utilizados.
  • Antecedentes familiares de enfermedad.
  • Que una persona cercana lo acompañe para ayudar a recordar.
  • Anote preguntas que desee realizarle al médico.

Esto le ayudará a tener cierto control durante la consulta.

Preguntas que le puede realizar el médico

  • ¿En qué parte de la columna presenta el dolor?
  • ¿Ha tenido episodios anteriores de dolor similar? ¿Cuánto tiempo duraron?
  • ¿Ha experimentado algún cambio en el control de la vejiga o el intestino?
  • ¿Tiene dificultad para caminar?
  • ¿Qué ha realizado para cuidarse y le ha servido?
  • ¿Cuál es su ocupación, actividades recreativas y pasatiempos?

Diagnóstico

El medico comenzará realizando interrogatorios. También realizará un examen físico que incluirá:

  • Comprobación del rango de movimiento en la zona problemática.
  • Prueba de reflejos y la fuerza muscular para saber si hay presión sobre nervios de la médula espinal.
  • Observar si la compresión de la médula está afectando en su marcha.

Pruebas de imagen

Las pruebas de imagen pueden proporcionar información detallada para orientar el diagnóstico y el tratamiento. Pruebas de apoyo que puede utilizar el especialista incluyen:

  • Radiografías. Muestran anomalías tales como espolones óseos, tumores, infección o fracturas.
  • Tomografía computarizada. proporciona imágenes detalladas, especialmente de los huesos.
  • Resonancia magnética. Puede ayudar a identificar áreas en las que podrían estar pellizcados nervios.
  • Melografía. Se inyecta un tinte en el canal espinal para proporcionar más detalles en la radiografía.

Pruebas de función nerviosa

En ocasiones, el médico podría recomendar pruebas para determinar si las señales nerviosas viajan adecuadamente a los músculos. Las pruebas incluyen:

  • Electromiografía. Mide la actividad eléctrica de los nervios.
  • Estudios de conducción nerviosa. Los electrodos están unidos a la piel por encima del nervio para ser estudiado. Una pequeña descarga se hace pasar a través del nervio para medir la fuerza y la velocidad de las señales nerviosas.

Tratamiento para espondiloartrosis

No existe tratamiento para revertir el proceso de la espondiloartrosis porque es un proceso degenerativo.

Los tratamientos de la espondiloartrosis se orientan al dolor.

El tratamiento puede constar de:

  • Auto-cuidado.
  • Fisioterapia
  • Terapias adyuvantes (quiropráctica y acupuntura).
  • Procedimientos mínimamente invasivos con inyecciones o cirugía.

Medicamentos

Varios medicamentos pueden usarse en conjunto durante la primera fase de tratamiento para tratar el dolor y la inflamación.

  • Paracetamol. Recetado para el dolor leve.
  • Antinflamatorios no esteroideos. A menudo se recetan en conjunto con el paracetamol. son el ibuprofeno y naproxeno.
  • Relajantes musculares. Ciclobenzaprina o carisoprodol se receta en casos de espasmos musculares dolorosos.
  • Corticoides. Si el dolor es severo el médico podría sugerir inyecciones de esteroides.

Ejercicios

La terapia física se prescribe normalmente para aliviar los problemas de movilidad, para aflojar/estirar músculos, restauración de la fuerza muscular, entre otras cosas.

Nota: Cualquier ejercicio que cause dolor no lo haga.

espondilosis ejercicios

Fisioterapia

El fortalecimiento y estiramiento de los músculos debilitados o distendidos es por lo general el primer tratamiento indicado. Los programas de terapia física varia, pero por lo general pueden durar de 6 a 8 semanas.

Fisioterapia

Terapias adyuvantes

  • Quiropráctica. La manipulación quiropráctica puede ser útil en algunas personas en el primer mes del dolos. Sin embargo, para ciertos pacientes no es recomendada por razones de seguridad. Especialmente en pacientes con artritis inflamatorias que implica la comuna vertebral y  espondiloartrosis reumatoide.
  • Acupuntura. Consiste en la inserción de agujas muy finas en varias profundidades en áreas específicas del cuello. El médico podría recomendar tratar con acupuntura para educir el dolor.

Cirugía

Si el tratamiento no quirúrgico no funciona, o sus signos y síntomas empeoran, usted podrá necesitar cirugía.

La cirugía podría involucrar:

  • Extracción de un disco o la hernia.
  • Extracción de parte de una vertebra
  • Fusión de un segmento usando injerto de hueso.

 

Dirección

Santos Traumatología
Av. Hidalgo 2525, Consultorio 304, Obispado, 64060 Monterrey, NL
Teléfono: 01 81 1478 8273