Fibromalgia

Fibromalgia

¿Qué es la fibromalgia?

La fibromalgia es un trastorno caracterizado por dolor musculoesquelético generalizado acompañado de problemas como:

  • Fatiga.
  • Afecciones del sueño.
  • Pérdida de la memoria.
  • Problemas con el estado de ánimo.

La fibromalgia se considera una condición reumática. Es una enfermedad que afecta a las articulaciones y tejidos blancos, causando dolor crónico.

Diferentes investigadores creen que la fibromalgia amplifica las sensaciones dolorosas que afectan a la forma en que el cerebro procesa las señales del dolor.

Los síntomas a veces empiezan después de un traumatismo, cirugía, infección física o estrés psicológico significativo. En otros casos, los síntomas se acumulan gradualmente con el tiempo.

Las mujeres son mucho más propensas a desarrollar fibromalgia que los hombres. Muchas personas que tienen fibromalgia también tienen dolores de cabeza por tensión, trastornos temporomandibulares conjuntivos, síndrome de intestino irritable, ansiedad y depresión.

Si bien no existe una cura para la fibromalgia, una variedad de medicamentos pueden ayudar a controlar los síntomas. El ejercicio, medidas de relajación y reducción del estrés también pueden ayudar.

Síntomas de fibromalgia

Las personas que padecen de fibromalgia pueden experimentar una variedad de síntomas.

Los síntomas principales de la fibromalgia son:

  • Dolor que pueden sentir por todas partes.
  • Fatiga agobiante, aun y acabando de despertar.
  • Puntos sensibles específicos en el cuerpo pueden ser dolorosos al tacto.

Se pueden experimentar alteraciones en el nivel de profundidad del sueño y alteraciones del estado de ánimo o depresión.

Algunas personas con fibromalgia tienen dolores musculares alrededor de las articulaciones en el cuello, hombros, espalda y caderas.

Fibromalgia

Otros síntomas de la fibromalgia incluyen:

  • “Fibro niebla” este síntoma perjudica la capacidad de concentrarse, prestar atención y concentrarse en las tareas mentales.
  • Trastornos del sueño.
  • Dolor abdominal.
  • Dolores de cabeza crónicos.
  • Sequedad en la boca, nariz y ojos.
  • Hipersensibilidad al frió y/o calor.
  • Incontinencia urinaria.
  • Síndrome de intestino irritable.
  • Entumecimiento u hormigueo en los dedos de manos y pies.
  • Rigidez.
  • Síndrome de piernas inquietas.
  • Apnea del sueño.

Causas de fibromalgia

Aún no es reconocida la causa de la fibromalgia. Pero está asociada a una variedad de factores que trabajan juntos. Estos pueden ser:

  • Mensajes de dolor anormales. Una de las principales teorías es que las personas han desarrollado cambios en el funcionamiento del sistema nervioso central. El sistema procesa los mensajes de dolor emitidos por cada parte del cuerpo. Esto debido a los cambios de los productos químicos en el sistema nervioso.
  • Desequilibrios químicos. Investigaciones han encontrado que personas con fibromalgia tienen niveles bajos de hormonas como la serotonina, noradrenalina y la dopamina en el cerebro. Niveles bajos de estas hormonas puede ser un factor clave para desarrollar esta condición. Estas hormonas son importantes para la regulación del apetito, sueño, estado de ánimo, respuesta a situaciones de estrés y más.
  • Problemas de sueño. Los problemas de sueño pueden ser la causa de la fibromalgia, en lugar de solo un síntoma.
  • Genética. Debido a que la fibromalgia tiende a darse dentro de varios miembros de una misma familia, puede haber cierto material genético que hace a unas personas más susceptibles que a otras a desarrollar este trastorno.
  • Traumatismo físico y emocional. A menudo se desencadena por un evento físico y emocional que es traumático o estresante.
  • Enfermedades asociadas. Por lo general, se trata de enfermedades reumáticas. Estas afectan a las articulaciones, musculos y huesos, tales como:
    • Osteoporosis.
    • Lupus.
    • Artritis reumatoide.
    • Espondilitis anquilosante.
    • Trastorno temporomandibular.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo de la fibromalgia incluyen:

  • Género. La fibromalgia se diagnostica con más frecuencia en mujeres que en hombres.
  • Historia familiar. Se puede ser más propenso a desarrollar esta enfermedad si un familiar también presenta esta condición.
  • Enfermedad reumática. Si usted tiene artritis reumatoide o el lupus, se es más propenso a desarrollar fibromalgia.

Complicaciones

El dolor y la falta de sueño asociados con la fibromalgia pueden interferir con su capacidad de realizar sus actividades cotidianas. La frustración que se deriva de tratar con una condición a menudo puede dar lugar a la depresión y la ansiedad.

¿Cómo preparase para una cita?

Debido a que los síntomas de la fibromalgia son similares a otras enfermedades. Su médico lo puede canalizar con un especialista ortopedista o neurólogo.

Haga una lista para comentar con su médico que incluya:

  • Sus síntomas en detalle.
  • Problemas médicos pasados.
  • Problemas médicos familiares.
  • Medicamentos o suplementos que toma.
  • Preguntas que le quiere realizar al médico.

Diagnóstico de fibromalgia

El diagnóstico de fibromalgia se ha demostrado que es complicado. Muchas personas acuden con diferentes médicos antes de obtener un diagnóstico acertado.

Esto sucede porque los síntomas principales de la fibromalgia también están asociados con otras enfermedades. Por esta razón, hay que ir descartando enfermedades antes de obtener el diagnóstico definitivo de fibromalgia.

Aún no existe una prueba de laboratorio para confirmar un diagnóstico de fibromalgia, pero su médico puede pedir estudios de sangre para descartar otras enfermedades.

  • Hemograma completo.
  • Velocidad de sedimentación globular
  • Pruebas de la función tiroidea.

Tratamiento de fibromalgia

Los tratamientos para la fibromalgia incluyen medicación y autocuidado; con el objetivo de minimizar los síntomas y mejorar la salud general. Ningún tratamiento funciona para todos los síntomas.

Medicamentos

Los medicamentos pueden ayudar a reducir el dolor y mejorar el sueño. Entre los medicamentos comunes incluyen:

  • Analgésicos. Analgésicos de venta libre en farmacias como acetaminifeno, ibubrofeno o naproxeno sódico. Estos medicamentos ayudan para el dolor y la inflamación. También pueden ayudar con los dolores musculares. En caso de no funcionar, el dolor el médico recetará analgésicos de preescripción como el tramadol.
  • Anti-depresivos. Duloxetina y milnacipran pueden ayudar a aliviar el dolor y la fatiga asociada con la fibromalgia. También su médico pudiera recetar amitriptilina o fluoxetina para ayudar a promover el sueño.
  • Anti-convulsivos. Los medicamentos diseñados para tratar la epilepsia a menudo son útiles en la reducción de ciertos dolores. La pregabalina fue de los primeros medicamentos aprobados por la FDA para el tratamiento de la fibromalgia.

Además de la medicación, existen una serie de opciones en el tratamiento que pueden ser utilizados para ayudar a reducir o lidiar con el dolor, tales como:

  • Hidroterapia.
  • Ejercicios.
  • Terapia cognitivo-conductual.
  • Técnicas de relajación.
  • Apoyo psicológico.

Terapias alternativas

Algunas personas utilizan tratamientos complementarios como:

  • Acupuntura.
  • Masajes.
  • Aromaterapia.

¿Tiene cura la fibromalgia?

La fibromalgia es una enfermedad crónica y aún no tiene cura. Pero no es una enfermedad progresiva, lo que quiere decir que no empeora con el tiempo.

¿Qué puede hacer para sentirse mejor?

Si usted tiene fibromalgia, hay diferentes maneras de cambiar su estilo de vida que le ayudarán a aliviar sus síntomas y hacer más fácil vivir con su condición.

El médico puede ofrecerle asesoramiento y apoyo sobre la fabricación de estos cambios como parte de su vida cotidiana.

A continuación, te mostramos algunos consejos para el autocuidado:

  • Ejercicio. La fatiga y el dolor son propios de la condición por lo que es posible que se le sea incapaz de realizar ejercicio. Sin embargo, un programa de ejercicios adecuado para la fibromalgia puede ayudar a controlar sus síntomas y mejorar su salud en general. Usted puede comenzar con formas suaves de ejercicio como yoga o pilates antes de intentar ejercicio aeróbico y de resistencia.
  • Relajación. Tome tiempo para relajarse o para realizar ejercicios de relajación profunda o meditación. El estrés puede empeorar sus síntomas o hacerlos más fuertes.
  • Mejores hábitos de sueño. La fibromalgia puede hacer difícil conciliar el sueño o permanecer dormido. Si usted tiene problemas para dormir se recomienda lo siguiente:
    • Ir a la cama y levantarse a la misma hora todos los días.
    • Limitar las siestas durante el día.
    • Crear rutinas de dormir, tal como tomar un baño y beber algo caliente antes de acostarse.
    • Evitar alimentos y bebidas con cafeína, y evitar el alcohol y el tabaco durante el día especialmente antes de dormir.
    • No realizar comidas pesadas en la cena.
    • Mantenga su dormitorio agradable, sin exceso de luz y ruido.

Apoyo

Además de educarse a sí mismo de su padecimiento, también es útil que no estar sólo. Existen fundaciones como la Fundación para la Fibromialgia y el Síndrome de Fatiga Crónica y la Cadena de Ayuda contra la Fibromialgia, A.C que pueden ayudarte para hacer contacto con otras personas que han pasado por experiencias similares y que pueden entenderte e intercambiar consejos.

Dirección

Santos Traumatología
Av. Hidalgo 2525, Consultorio 304, Obispado, 64060 Monterrey, NL
Teléfono: 01 81 1478 8273