Hombro caído

Presentar hombro caído puede ser un síntoma de la enfermedad llamada escoliosis. Esta es muy frecuente en adolescentes sanos, por tal motivo se le llama escoliosis idiopática del adolescente (EIA). Esto quiere decir que ocurre espontáneamente y por causa desconocida.

Escoliosis es una curvatura de la columna vertebral. Esto hace que un hombro se vea más arriba que otro. Se presenta con mayor frecuencia durante el periodo de crecimiento, justo antes de la pubertad. Puede ser causada por condiciones tales como parálisis cerebral y distrofia muscular, pero la mayoría de las veces se desconoce las causas.

Hombro caído

En la mayoría de los casos en los que un niño presenta hombro caído son leves. Pero algunos niños desarrollan deformidad de la columna vertebral que avanza y a medida que crecen se convierte en un problema más severo.

Tratándose de un caso severo puede ser incapacitante, porque una curvatura espinal grave pudiera reducir la cantidad de espacio dentro del pecho. Lo que hace difícil para los pulmones funcionar correctamente.

Causas de hombro caído

La mayoría de las veces, la causa del hombro caído es la escoliosis o columna desviada.

Su desarrollo no se conoce completamente, pero puede darse por causas tales como:

  • La genética. Es un factor hereditario, debido a que el trastorno tiende a darse en familias.
  • Alteraciones en el neuro-desarrollo.
  • Defectos congénitos.
  • Alteraciones en el crecimiento de los cuerpos vertebrales.
  • Anormalidades posturales.
  • Deficiencia de melatonina (hormona del cuerpo).
  • Disfunción de calmodulina, entre otros (proteína).

En un adulto, presentar hombro caído puede originarse a partir de la escoliosis idiopática del adolescente, por una inestabilidad que ocurrió posteriormente a una cirugía o como una deformidad de nuevo desarrollada en la adultez.

Síntomas que pueden acompañar al hombro caído

En caso de ser escoliosis o columna desviada, el hombro caído puede venir acompañado por síntomas como:

Un omoplato más alto

Omoplato desigual

Cintura desigual

Cintura desigual

Cadera desigual

Cadera más alta que la otra

Aunque estos son los síntomas más comunes en caso de escoliosis, puede haber otros síntomas como adormecimiento de las extremidades.

Cuando consultar al ortopedista

Si observa signos o síntomas de la escoliosis en su hijo es importante acudir a un ortopedista. Podría tratarse de un caso severo con fuerte potencial evolutivo y podría traer complicaciones graves con el paso del tiempo.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo para desarrollar el tipo más común de escoliosis (la idiopática) son:

  • Edad. Los signos y síntomas generalmente comienzan antes de la pubertad, esto ocurre cuando presentan un crecimiento rápido. Esto es por lo general entre las edades de 9 a 15 años.
  • Sexo. Los niños y niñas pudieran desarrollar escoliosis. Pero son más frecuentes en niñas.
  • Historia familiar. La escoliosis puede ser hereditaria, pero muchos de los niños que la padecen no registran antecedentes familiares de esta enfermedad.

¿Se requiere cirugía?

El hombro caído acompañado de estos síntomas pudiera requerir de cirugía:

  • Hombro caído con dolor.
  • Aparición de síntomas neurológicos.
  • Progresión de la curva de la columna vertebral.

Ejercicios para hombros caídos

Al realizar ejercicio no quiere decir que nos curemos o que el hombro caído volverá a su lugar. Sin embargo, en casos bastante leves, el ejercicio y la postura correcta podrían resolver el problema de hombro caído.

Ejercicios de postura. Ponte de pie erguido con la espalda recta, tu peso equilibrado y tus hombros nivelados ayudará a alinear el esqueleto. Ya que tener un hombro caído pudiera ser causado por un problema de postura.

Ejercicios de resistencia con banda elástica. Si tenemos un hombro caído, podemos realizar el  siguiente ejercicio. Ponte de pie con los pies juntos, sujeta la banda elástica con las manos y pon los brazos estirados hacia el frente, levanta los brazos hacia arriba y con los brazos levantados los extenderás y formaras una T con tu cuerpo.  Regrésalos frente a tu pecho y repite 10 veces.

Caminar y correr también son ejercicios que pudieras realizar para evitar que los signos empeoren.

 

Dirección

Santos Traumatología
Av. Hidalgo 2525, Consultorio 304, Obispado, 64060 Monterrey, NL
Teléfono: 01 81 1478 8273