Mielopatía

Mielopatía

Se describe como mielopatía cervical a cualquier déficit neurológico relacionado con la médula espinal. La mielopatía es por lo general, una compresión de la médula espinal, por osteofitos o material del disco extruido en la columna cervical.

Una mielopatía es un conjunto de síntomas que afectan a la médula espinal que tiene diferentes causas. Debido a que la médula lleva los impulsos nerviosos a muchas regiones del cuerpo, las personas con mielopatía pueden experimentar una amplia variedad de síntomas.

Causas de mielopatía

Existen muchas causas de mielopatía cervical. Cualquier cosa que impide el flujo normal de los impulsos neuronales a través de la médula espinal puede causar mielopatía. Algunas de las causas son:

Signos y síntomas de mielopatía cervical

Los síntomas de la mielopatía cervical dependerá del nivel de la médula espinal donde de encuentra la afección. Los síntomas pueden incluir:

  • Entumecimiento de las manos.
  • Torpeza de las manos.
  • Debilidad y dolor en los brazos.
  • Rigidez de las piernas.
  • Perdida de equilibrio.
  • Urgencia urinaria o intestinal. Con pérdida de control.
  • Dolor de cuello. Puede estar presente, pero no es una queja significativa.
  • Rigidez en el cuello.

Al momento de la aparición de los síntomas y su progresión, también es altamente variable de persona a persona.

Tipos de mielopatía

Una mielopatía puede deberse a diferentes causas y existen varios tipos de mielopatía, como:

  • Mielopatía vascular. Se da por naturaleza vascular.
  • Mielopatía por radiación. Complicación devastadora de la radioterapia. Causa rara de mielopatia.
  • Mielopatía desmielinizante.
  • Mielopatía cervical espondilótica, llamada espondilosis o artritis. Se produce cuando la médula espinal se comprime o aprieta debido a los cambios en el desgaste y desgarre que se producen en la columna vertebral a medida que se envejece. Ocurre en personas mayores de 50 años.
  • Mielopatía paraneoplástica. Suele ocurrir en presencia de enfermedades malignas. La mielopatía en una persona con cáncer, puede ocurrir secundario a la radioterapia o resultado de las quimioterapias.
  • Mielopatía sifilítica (causada por sífilis).

Diagnóstico mielopatía

Lo primero para para el diagnóstico de mielopatía, es la realización de una historia clínica y un examen físico.

El médico durante el examen físico buscara en sus manos, brazos, hombros, piernas, cuello:

  • Cambios en los reflejos, incluyendo la presencia de hiperreflexia, condición en la que los reflejos son exagerados o hiperactivos.
  • Entumecimiento y debilidad en los brazos, manos y dedos.
  • Problemas para caminar, perdida de equilibrio o debilidad en las piernas.
  • Condición en el cual los músculos se deterioran y encogen su tamaño.

Si los resultados de la historia clínica y el examen físico conducen al médico a pensar que se tratara de una mielopatía. Pruebas adicionales pueden ser necesarias para comprobar el diagnóstico y saber la causa.

Pruebas de imagen mielopatía cervical

  • Radiografías. Para comprobar la alineación de las vértebras.
  • Resonancia magnética. Este estudio muestra mejores imágenes de los tejidos blandos del cuerpo. Una resonancia magnética busca la compresión de la médula espinal y ayudar a determinar si los síntomas son causados por el daño a los tejidos blandos. Como pudiera ser un abultamiento o hernia de disco.
  • Tomografía computarizada. En la tomografía se puede mostrar estrechamiento del canal espinal y puede ayudar al médico a determinar su usted ha desarrollado espolones óseos en la columna cervical.
  • Mielograma. Se trata de un tipo de tomografía computarizada especial. En este procedimiento, un material de contraste se inyecta en la columna vertebral para hacer la medula espinal y las raíces nerviosas destaquen más claramente.
  • Electromiograma. Puede llegar hacer a ser útil para excluir otros trastornos que pueden casar síntomas similares a mielopatía.

Tratamiento mielopatía cervical

Tratamiento conservador

En algunos casos la cirugía para descomprimir la médula espinal es el mejor tratamiento para pacientes con mielopatía para descomprimir la médula espinal. Si la mielopatía es leve, se puede recomendar el uso de:

  • Collarín. Aparato ortopédico para inmovilizar el cuello.
  • Terapia física. Ejercicios para mejorar la fuerza del cuello y la flexibilidad.
  • Medicamentos. En algunos casos, los medicamentos ayudan a mejorar los síntomas.
    • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos. Medicamentos como aspirina, ibuprofeno y naproxeno pueden ayudar a aliviar el dolor y reducir la inflamación.
    • Corticosteroides orales.
    • Inyecciones epidural de esteroides. Las inyecciones se pueden utilizar para aliviar el dolor de una distención muscular o un esguince, así como para disminuir la inflamación. Las inyecciones de esteroides, son una combinación de cortisona y un anestésico local que se administra a través de la espalda en el espacio epidural.

Aunque a veces las personas recurren a terapia de reemplazo, como lo es la manipulación quiropráctica para el dolor de cuello y espalda. La manipulación nunca debe ser usada para la compresión de la médula espinal. Por lo que es necesario acudir al especialista.

Tratamiento quirúrgico

Si el tratamiento no quirúrgico no alivia sus síntomas, el médico hablara con usted acerca de la cirugía y los beneficios que tendrá.

El objetivo principal de la cirugía para la mielopatía es descomprimir la columna vertebral y eliminar la presión de la médula espinal. La cirugía se realiza para prevenir la progresión de los síntomas.

Existen varios procedimientos que se pueden realizar para ayudar a aliviar la presión sobre la médula espinal. El procedimiento que recomiende el médico dependerá de muchos factores, incluyendo los síntomas que se encuentra experimentando y los niveles de la médula espinal que se encuentran involucrados.

Dirección

Santos Traumatología
Av. Hidalgo 2525, Consultorio 304, Obispado, 64060 Monterrey, NL
Teléfono: 01 81 1478 8273