Ruptura de ligamento cruzado posterior

Ligamento cruzado posterior

Una ruptura de ligamento cruzado posterior ocurre mucho menos frecuente que una lesión del ligamento cruzado anterior. El ligamento cruzado posterior y anterior ayuda a mantener la rodilla la junta. Si rompe, puede experimentar dolor, hinchazón y sensación de inestabilidad.

Ruptura de ligamento cruzado posterior

Los ligamentos son fuertes bandas de tejido que conectan un hueso con otro. Los ligamentos cruzados forman una X en el centro de la rodilla.

Una lesión del ligamento cruzado posterior generalmente causa menos inestabilidad, dolor y discapacidad que una lesión del ligamento anterior.

Anatomía de la rodilla

Anatomía rodilla

La rodilla conjunta se forma de dos huesos unidos: el hueso del muslo, llamado fémur y el hueso de la espinilla, llamado tibia.

Los huesos están conectados a otros huesos por ligamentos. Son cuatro los ligamentos principales en la rodilla actúan como cuerdas fuertes para sostener los huesos juntos y mantener la rodilla estable.

El ligamento cruzado posterior mantiene a la tibia y evita se mueva demasiado hacia atrás. Se lesiona menos que el ligamento cruzado anterior, porque este es más fuerte.

Síntomas ruptura de ligamento cruzado posterior

Los signos y síntomas de una ruptura de ligamento cruzado posterior pueden incluir:

  • Dolor. De leve a moderado en la rodilla y puede causar una leve cojera o dificultad para caminar.
  • Hinchazón. La inflamación de la rodilla ocurre rápidamente a unas pocas horas de haber tenido la lesión.
  • Inestabilidad. La rodilla puede sentirse suelta.

Los signos y síntomas pueden ser tan leves que puede que ni note nada malo. Con el tiempo, el dolor puede empeorar y la rodilla puede sentirse más inestable. Si otras partes de la rodilla resultaron también lesionadas, los síntomas probablemente sean más severos.

Causas ruptura de ligamento cruzado posterior

El ligamento cruzado posterior puede romper si su hueso de la espinilla es golpeado debajo de la rodilla o si cae en una rodilla doblada. Esta lesión es común en:

  • Accidentes de automóvil. Una lesión en el salpicadero, se produce al empujar las rodillas dobladas del pasajero hacia el salpicadero.
  • Deportes de contacto. Los atletas en deportes como el fútbol y americano pueden romper su ligamento cruzado cuando caen en una rodilla doblada con el pie apuntando hacia abajo.
  • Estiramiento del ligamento.

Factores de riesgo

  • Género. Los hombres son más propensos a una ruptura de ligamento cruzado posterior que las mujeres.
  • Actividad física. La realización de algún deporte.

Complicaciones

Dependiendo de como estás estructuras fueron dañadas, se puede experimentar:

  • Dolor e inestabilidad a largo plazo
  • Otras fracturas de rodilla. Incluyendo otros ligamentos o cartílagos.
  • Aumenta el riesgo de padecer artritis.

Preparándose para su cita

Si su lesión en la rodilla es grave, puede que usted tenga que buscar atención médica de emergencia. En algunos casos, usted puede consultar inicialmente con un médico familiar y después canalizarlo con un médico especialista.

Si le es posible puedes escribir una lista de lo siguiente:

  • Descripción destallada de los síntomas.
  • Problemas médicos anteriores.
  • Problemas médicos familiares.
  • Toma de medicamentos o suplementos.

Diagnóstico ruptura de ligamento cruzado posterior

Examen físico

Durante el examen físico, el medico puede:

  • Presiona la rodilla lesionada para sentir si se encuentra floja o si existe líquido en la articulación.
  • Puede mover la rodilla, la pierna o el pie en diferentes direcciones.
  • Se le pedirá que se pare y camine para ver si la rodilla se mantiene en posición correcta.
  • Comparar ambas piernas.

Prueba de cajón

Normalmente una caída hacia atrás de la tibia indica ruptura del ligamento cruzado posterior. Apareciendo una concavidad debajo de la rótula.

Diagnóstico ruptura de ligamento cruzado posterior

Pruebas de imagen

Las pruebas de imagen pueden ayudar al médico a confirmar el diagnóstico, incluyen:

  • Radiografías. No se muestra una lesión, pero se puede ver si el ligamento arranco un pedazo de hueso cuando se lesionó.
  • Resonancia magnética. Muestra claramente una rotura de ligamento cruzado posterior y determinar si otros ligamentos también se lesionaron.
  • Artroscopia. Si no está claro que tan extensa es la lesión, se puede llegar a requerir de esta técnica. Consiste en insertar en la articulación de la rodilla una pequeña cámara de video a través de una pequeña incisión. Para observar el interior de la articulación.

Tratamiento ruptura de ligamento cruzado posterior

El tratamiento depende de la magnitud de la lesión y si es reciente. En la mayoría de los casos puede sanar bien y no se requiere de cirugía. En algunos casos puede ser necesarios la utilización de rodilleras o muletas durante la rehabilitación.

Tratamiento no quirúrgico

Medicamentos

Medicamentos antiinflamatorios de venta libre, pueden ayudar a aliviar el dolor y reducir la inflamación (el médico es el indicado para prescribirle los medicamentos).

Modelo RICE por sus siglas en ingles

  • Descanso. Mantenga su rodilla en reposo y protegida de daños mayores.
  • Hielo. Compresas frías en la rodilla por 20 a 30 minutos cada 3 o 4 horas por 2 o tres días.
  • Compresión. Envuelva una venda elástica alrededor de la rodilla.
  • Elevación. Cuando se esté acostado, coloque una almohada debajo de su rodilla para ayudar a reducir la hinchazón.

Elevación de rodilla

Terapia física

Diferentes ejercicios pueden ayudarle a hacer más fuerte su rodilla, mejorar la función y su estabilidad.

Tratamiento quirúrgico y otros procedimientos

Se puede requerir de cirugía si existen diferentes lesiones. Como el desgarro de diferentes ligamentos.

Este procedimiento consiste en extraer líquido de la articulación mediante una jeringa. La aspiración puede ser realizada si se presenta hinchazón significativa de la rodilla que interfiere con el rango de movimiento y su capacidad para utilizar los músculos de la rodilla o la pierna.

  • Reconstrucción del ligamento

Si la lesión es grave y especialmente si se combina con la lesión de otros ligamentos, daños a cartílago o un hueso roto. Es posible que se necesite de cirugía para reconstruir el ligamento.

La cirugía también puede ser considerada si se presentan episodios persistentes de inestabilidad de la rodilla a pesar de la rehabilitación apropiada. Por lo general, es realizada por artroscopia mediante la inserción de una cámara de fibra óptica y herramientas, a través de pequeñas incisiones alrededor de la rodilla.

Artroscopia

Dirección

Santos Traumatología
Av. Hidalgo 2525, Consultorio 304, Obispado, 64060 Monterrey, NL
Teléfono: 01 81 1478 8273