Tumor de columna

tumor espinal

Un tumor de columna es un crecimiento que se desarrolla dentro del canal espinal o dentro de los huesos de la columna vertebral. Puede llegar hacer canceroso o no canceroso.

Los tumores de columna afectan a los huesos de la columna vertebral (vertebras), son conocidos como tumores vertebrales.

Tumor de columna

Hay tres tipos comunes de tumores de columna:

  • Tumores de la columna vertebral: primarios y metastásicos.
  • Tumores intramedulares.
  • Tumores extramedulares.

Los tumores que comienzan dentro de la médula espinal se llaman tumores de médula espinal.

Hay dos tipos principales de tumores que pueden afectar a la médula espinal:

  • Tumores intramedulares. Comienzan en las células dentro de la médula espinal, como los astrocitomas o ependimomas.
  • Tumores extramedulares. Este tipo de tumores se desarrollan dentro de la red de apoyo de las celulas alrededor de la médula espinal. Aunque estos tumores no comienzan en la médula, afectan la función de la misma, causando compresión de la médula y otros problemas. Los meningiomas y neurofibromas son ejemplos de tumores que afectan a la médula espinal.

Tumor espinal

Tumores de columna vertebral

  • Tumores primarios. Son tumores que se presentan en la columna vertebral. El osteosarcoma (sarcoma osteogénico) es de los tumores de columna vertebral malignos más conocidos.
  • Tumores metastásicos.

Tumores de otras partes del cuerpo pueden propagarse a las vértebras, la red de apoyo de la médula y en pocos casos a la propia médula.

Los tumores de columna o cualquier tipo de crecimiento en la columna vertebral pueden provocar dolor, problemas neurológicos, y en algunos casos parálisis. Ya sea maligno o no, un tumor puede ser potencialmente mortal y causar discapacidad permanente.

Síntomas de tumor de columna

Los síntomas dependerán de la ubicación y del tipo de tumor de columna. Diferentes signos y síntomas se pueden desarrollar, especialmente si un tumor crece y afecta a la médula espinal.

Los signos y síntomas de los tumores que afectan a la médula espinal pueden incluir:

  • Dolor de espalda que se irradia (desplaza) a otras partes del cuerpo.
  • Perdida de la sensibilidad, especialmente en piernas y brazos.
  • Dificultades para caminar.
  • Disminución de la sensibilidad al dolor, a lo frío o a lo caliente.
  • Pérdida de la función intestinal o de la vejiga.
  • Debilidad muscular.

El dolor de espalda es un síntoma común temprano de tumores espinales no cancerosos o cancerosos. El dolor también puede extenderse a sus caderas, piernas, pies o brazos y puede llegar a ser más severo a pesar del tratamiento.

Los tumores progresan a ritmos diferentes. Un tumor canceroso crece más rápido que los no cancerosos, ya que estos suelen desarrollarse lentamente.

Tipos de tumores de la médula espinal

Los tumores de la columna se clasifican de acuerdo a la ubicación que tiene en la columna. La médula espinal es una larga columna de fibras nerviosas que trasportan los mensajes del cerebro.

Los tumores de la médula espinal pueden ser clasificados como intradural o extradural, dependiendo de donde se produzcan.

Factores de riesgo

Los tumores de columna son más comunes en personas que tienen:

  • Neurofibromatosis. Este es un trastorno hereditario. Los tumores no cancerosos se desarrollan en o cerca de los nervios relacionados con la audición, lo que puede ocasionar la pérdida progresiva de la audición en uno o ambos oídos.
  • Enfermedad de Von Hippel-Lindau. Este es un trastorno raro multisistémico que se asocia a tumores de los vasos sanguíneos en el cerebro, retina, médula espinal y otros tipos.
  • Historia previa de cáncer. Cualquier tipo de cáncer puede viajar a la columna vertebral, pero los tipos de cáncer que pueden ser más propensos a extenderse a la columna son: cáncer de mama, pulmón, próstata y mieloma múltiple.

Complicaciones

Cualquier tumor de la médula puede llegar a comprimir la médula espinal y los nervios. Esto conlleva a una pérdida de movimiento o sensibilidad de las extremidades, a veces cambios en la función intestinal y la vejiga. El daño que se le hace al nervio puede llegar ser permanente.

Dependiendo de la ubicación del tumor, un tumor que comprime la médula espinal puede llegar a ser mortal.

Diagnóstico

Los tumores espinales pueden pasarse por alto ya que sus síntomas se asemejan a otras condiciones. Por ello, es importante que el médico sepa su historia médica completa y realizar exámenes físicos y neurológicos generales.

Si el médico sospecha de un tumor de columna, uno o más de los siguientes exámenes pueden ayudar al diagnóstico y determinar su ubicación.

  • Resonancia magnética. Se obtienen imágenes de la columna vertebral. La resonancia muestra con precisión la médula espinal y sus nervios. Un agente de contraste inyectado, puede ayudar a resaltar ciertos tejidos y estructuras. Produce mejores imágenes de tumores óseos que una tomografía.
  • Tomografía computarizada. Utiliza un haz estrecho de radiación para producir imágenes detalladas de la columna vertebral.
  • Biopsia. La única manera de determinar la naturaleza de su tumor de columna o espinal es examinar una pequeña cantidad del tejido. Los resultados serán de ayuda para determinar el tipo de tratamiento.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es eliminar el tumor. Pero este puede llegar hacer complicado por el riesgo de daño permanente a la médula espinal y los nervios circundantes.

Las opciones en el tratamiento para la mayoría de tumores incluyen:

Cirugía

Se utiliza para tumores que pueden llegar a ser retirados con un riesgo aceptable de daño o lesión a la medula espinal.

Algunas técnicas e instrumentos más recientes permiten a los neurocirujanos llegar a los tumores que antes se consideraban inaccesibles. Los médicos también pueden supervisar la función de la médula espinal y otros nervios importantes, minimizando las consecuencias en estos.

Por desgracia, y a pesar de los avances tecnológicos en cirugía, no todos los tumores se pueden extirpar completamente. Cuando el tumor no se puede eliminar por completo, la cirugía puede ser seguida por radioterapia y/o quimioterapia.

La recuperación de la cirugía de la columna puede tardar semanas o más, dependiendo de cuál fue el procedimiento. En algunos casos se puede experimentar una pérdida temporal de la sensibilidad u otras complicaciones.

Cuándo consultar al médico

Puede haber muchas causas de dolor de espalda y la mayoría de los dolores de espalda no son causados por tumores. Pero debido a que es importante un diagnostico temprano, consulte al ortopedista o traumatólogo si su dolor de espalda:

  • Es persistente y se vuelve progresivo.
  • No realiza ninguna actividad que lo relacione.
  • Por las noches se agrava.
  • Tiene historial de cáncer.

Busque atención inmediata, sí:

  • Presenta debilidad progresiva o adormecimiento de las extremidades.
  • Cambios en la función intestinal y vejiga.

Dirección

Santos Traumatología
Av. Hidalgo 2525, Consultorio 304, Obispado, 64060 Monterrey, NL
Teléfono: 01 81 1478 8273